CAROL. ESTETICISMO PURO.

Carol es una de esas películas que mientras la ves,  sabes que estás disfrutando de algo grande. Consigue mantener la atención durante todo momento con la sensación de que algo se pueda romper. La relación que surge entre las protagonistas pasional, romántica y a la vez tratada con mucha naturalidad, sin melodrama, con una madurez deslumbrante hace que veamos algo exquisito, armonioso y vital. Se transmite la sensualidad que desborda por todos los lados y la búsqueda de libertad personal en una sociedad asfixiante que reprime tanto a mujeres solteras como a las casadas dejando mínimos márgenes para vivir los deseos personales. Gestos contenidos, miradas, turbación junto a una cuidada fotografía hace que la belleza caracterice cada momento y estemos ante una película cuidadísima que recordaremos mucho tiempo.

La recreación de Nueva York en el fin de año de 1952 es un regalo y los papeles de  Cate Blanchett y Rooney Mara brillan con luz propia. Consiguen afirmar la historia de amor ante la cámara con mucha fuerza, sin drama, con emoción y encontrarán fisuras en ese mundo de moral represiva para vislumbrar un camino. Todd Haynes,  consigue recrear con bellísimas imágenes la novela de  Patricia Highsmith. Para quien ha leído la novela, la película le resultará un segundo hallazgo al que retornará en algún momento.

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en cine y literatura, drama, mujeres, romance, tema gay-lésbico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s