AS I OPEN MY EYES. À PEINE J´OUVRE LES YEUX. Heroínas tunecinas antes de las revoluciones árabe.

poster1_fr_bigLa directora tunecina Leyla Bouzid ha realizado una película tremendamente vitalista. Ambientada en los momentos previos a la Primavera árabe, 2009, 201o, Tunicia respira un ambiente de efervescencia cultural. La juventud quiere cambios en un sistema político dictatorial que controla la vida privada de la gente y cercena sus libertades.

Farah la joven protagonista de 17 años ha terminado la selectividad y mas que estudiar medicina desea cantar en un grupo alternativo y contestatario al régimen de Ben Ali. Las canciones claman por la libertad y ella la busca llena de deseo de experimentar y de disfrutar la vida. Las canciones son una de las partes más maravillosas de la peli y sus letras llenas de deseo de cambio. Farah (Baya Medhaffar) será un símbolo de rebeldía y su madre (Ghalia Ben Ali) un símbolo de resistencia y adaptación a la realidad. Retoma la ilusión al ver el ímpetu de su hija, la evolución de la madre enriquece mucho la historia. Las dos a su manera van a ser heroínas.

photo1_bigLa revolución consiguió expulsar al dictador del país.  Túnez es el único país que después de la revolución no ha caído sumido en el caos y la dictadura como ha sido el caso de Egipto. Está atravesando una transición durísima porque económicamente no tiene ningún tipo de sostén. Políticamente vive una fuerte inestabilidad. Frente a esta juventud que retrata la peli, que busca la libertad desde un modelo no religioso, existe otra parte de la juventud árabe que sigue un modelo religioso islámico. Farad, será un símbolo de canto rebelde a la libertad sin ninguna seña de identidad religiosa. No sabemos cómo evolucionará tal vez la directora nos esté aventurando el camino que seguirá Túnez como país. En este Túnez donde el partido único de Ben Ali controló toda la vida social resultaba difícil la rebeldía. El sistema se encargaba de reprimir aquellas flores que emergen con más brillo.

La directora Leyla Bouzid ha querido retratar también al novio de Farad, con muchas de las contradicciones de algunos hombres tunecinos. Es moderno y alternativo pero no puede reprimir ser controlador y celoso fruto del ambiente social donde ha nacido.

Es una película estupenda para conocer el ambiente previo a la primavera árabe en las ciudades tunecinas, nos ayudará a empatizar con una juventud muy cercana y luchadora además de ilusionada. Muy recomendable para ver en Bachillerato en temas de interculturalidad, libertades, valores democráticos, sistemas políticos o historia contemporánea.

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en cine de adolescentes, cine de Oriente, cine político, cine social, cines africanos, drama, historia s.XXI, mujeres, musical. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s