JULIETA. Las razones lésbicas como leitmotiv del guión.

originalEmociones contenidas, vidas llenas de silencios que provocan heridas en el alma. Asistimos a la vida de Julieta desde su juventud allá por los 80 a su madurez actual. Salimos del cine sabiendo mucho de Julieta, tal vez incluso mas que ella misma. Sin embargo, el director no nos da mucha información, va desgranando secuencias con tranquilidad, con una austeridad muy medida, con un guión muy estudiado para ir contando poco a poco.

Adriana Ugarte y Enma Suárez, dan vida a una luminosa Julieta primero y a otra atormentada por la culpa después. Vamos disfrutando cada secuencia por su estética cuidada, trípticos, fondos planos, telas, decoración en general de tal modo que nos vamos metiendo en su particular visión artística.

Se agradece y mucho que no aparezcan las mujeres atormentadas por personajes masculinos incestuosos o agresores sexuales. En este caso, el tormento viene del sentimiento de culpa. Eso es lo que analiza la película en un ambiente conservador. El personaje de Rossy de Palma representa esa voz culpabilizadora. En realidad no hay muchas explicaciones, cierta frialdad expresiva en aras de la esencia de la imagen. En algunos momentos parece que puede llevarte por el camino del aburrimiento pero emerge con fuerza gracias de nuevo al esteticismo y la fuerza de las secuencias.

Las casualidades salvarán a la protagonista. Atando cabos descubriremos la esencia de las relaciones de la hija de Julieta y la deriva de su comportamiento pero con pocas palabras, nos queda suponer.

La presencia de varones respetuosos con sus parejas tal vez sea lo más sorprendente de este Almodóvar. Grandinetti, es un amante que intenta comprender y ayudar, Daniel Grao también. Una masculinidad nueva que sorprende después de películas con tanta agresividad y misoginia como Hable con ella, Kika, Átame y un largo etcétera. Julieta ayuda a que me pueda reconciliar un poquito con Almodóvar, aunque pensaba que después de Hable con ella sería totalmente imposible.

Cómo te puedes reconciliar con Almodóvar si es si cabe el director que ha creado contenidos menos respetuosos con la dignidad de las mujeres. Nuria Varela, la autora de Feminismo para principiantes, lo considera en el cine español el mejor representante  de la reacción misógina frente a la emergencia del feminismo tras los setenta al amparo de figuras del feminismo radical como Kate Millet. Varela, cita a Susan Faludi quien ya había advertido que en los 80 se constataba una reacción frente a valores igualitarios. En mujeres al borde de un ataque de nervios a Rossy de Palma la violan cuando no está consciente y la frase  que suelta después deja clara la posición del manchego al tratar  el tema. En Átame  un acosador violento “se gana” el amor de  la acosada al ser pertinaz. En Kika, violencia gratuita para las mujeres. En Hable con ella, un enfermero viola repetidamente a una enferma en coma y eso para la película es  un amor  sublimado. ¡En fin! se necesitan muchas más películas con el tono de Julieta para que este director pueda ser tenido en cuenta dentro de un cine que muestre contenidos igualitarios.

Por cierto, las razones “lésbicas”, leitmotiv del guión quedan muy vagas pero ahí están. Habrá que analizarlas con calma, a ver si hace un spin off sobre la hija de Julieta.

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en drama, mujeres, tema gay-lésbico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s