GRANDMA. Una road movie de mujeres libres que acaba bien. la revancha de Telma y Louise.

Sí, todo llega y la revancha de Telma y Louise también. Por fin una road movie de mujeres liberadas que acaba bien. Ya era hora. Una delicia para no perderse.

Sorprende gratamente ver que haya cambios en el cine americano. Que la protagonista sea una señora de más de 70 años, catedrática universitaria, escritora y experta en feminismo, viuda tras una relación de 38 años con otra mujer, que en su trayectoria vital haya estado casada, ha tenido que pasar por la experiencia de un aborto, que en la actualidad sale con una chica mucho más joven, que ayuda a su nieta en problemas vitales para las mujeres hace tener esperanza en que otro cine es posible. Hemos visto mujeres reales con problemáticas reales y en un contexto que se nos hace cercano. Es la primera vez que la historia vital de una señora de esta edad traspasa un guión y se materializa en una pantalla, además de tener presencia en salas incluso tener la protagonista, Lily Tomlin posibilidades de ganar un premio Óscar.

Por fin señoras muy reales se apropian de la pantalla en un largo. La novedad es el contenido, no la forma. Bajo presupuesto pero alta calidad del contenido.

Lily Tomlin caracteriza a una señora complicada de carácter pero a la que le sabe buscar el toque humano con un humor sutil e inteligente.

Abuela, madre e hija pasando un día lleno de emociones donde sus vidas salen a relucir y nos hacemos una idea muy clara de lo qué supone ser mujer en EEUU. No hay ayudas sociales para madres solas, la sanidad hay que pagarla íntegramente incluso en la tercera edad, la jubilación no debe alcanzar para vivir ni a una señora profesora de universidad porque debe seguir trabajando a su edad. En fin un panorama nada envidiable.

Es la primera película que veo en que se cita La mística de la femineidad de Betty Friedan, a Simone de Beauvoir y a Germaine Greer al mismo tiempo, todas escritoras feministas de culto. Creo que muchas feministas de la edad de la protagonista se reirán en esa escena. Y en muchas otras porque consigue subvertir situaciones convirtiéndolas en graciosas. Por ejemplo, la prota, una señora sin pelos en la lengua, se queda sin saber qué decir cuando su novia le presenta a sus padres. Se identifica más con el papel de madre que con el papel de lesbiana militante fuera del armario y eso da muuuucha risa. Por eso toca muchos registros y les da la vuelta y eso está muy bien. Sólo nos quedamos con las ganas de saber cómo hubiera sido esta buena idea de guión con más recursos económicos. Al tiempo…porque lo veremos.  Directoras buenas no faltan y se encargarán de ello.

Interesante para quienes sigan el Master de Estudios de Género en la Universidad.

23269690066_85f0951164

 grandma-cartel-b

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en cine social, comedia dramática, drama, mujeres, tema gay-lésbico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s