Las nieves del Kilimanjaro. Interesantes reflexiones pero con muchas objeciones desde el tratamiento del género.

No podemos creer del todo lo que sucede porque resultan casi increíbles las situaciones sociales que plantea. Un ladrón con violencia que trabaja por sus hermanitos, una vecina que los cuida, unos hermanitos que viven solos y se dedican a hacer plácidamente sus tareas una vez que su hermano ha ingresado en prisión, las víctimas del atraco que adoptan a los niños sin mediación de juez ni servicio social alguno. Sin embargo, todo esto encaja para introducir el tema de la solidaridad en el mundo actual, para profundizar en la evolución del movimiento obrero, en la globalización que ha dividido a cualquier grupo social, desmovilizado y desmotivado. Más una fábula que otra cosa.

Los ideales de la república de iguales, del socialismo que nutrieron el pensamiento de Jean Jaurès, son difíciles de acomodar a una generación cercana a la jubilación que ha militado en la CGT, pero son propietarios de bonitos pisos, coches y vida acomodada frente a los nuevos pobres, jóvenes locales que no tienen oportunidades laborales como la de la generación anterior. Merece la pena ver la película y ver cómo el director intenta plasmar las nuevas situaciones y los personajes hacer frente a ellas con los valores aprendidos por el marido en la lucha sindical e interiorizados por la mujer a través de una influencia más proveniente de la cultura del cuidado y de la solidaridad femenina. En este sentido el personaje de la esposa que es sencillamente encantador se autoafirma con la renuncia a sus aspiraciones profesionales por su familia. Y no se arrepiente además de asegurar haber sido feliz. En este punto podemos llegar a un análisis muy sexista tal vez por la edad de la familia a la que retrata. La separación de roles es evidente en todo. Las fábricas exclusivas de varones de las que provienen los recursos de las familias, la esposa trabaja en el cuidado de ancianos a domicilio. El esposo de la hija trabaja fuera, la madre recomienda a la hija que siga a su marido para salvar su matrimonio, siguiendo el modelo de su propia vida. Sin embargo, las proposiciones morales a debate son muy interesantes y actuales y el personaje de la esposa tal vez sea el más libre y feliz de los que se presentan.

Puede parecer moralina fácil pero tiene lecturas más profundas y merece la pena verla por ejemplo al plantear el personaje de una madre que no quiere serlo. No se la juzga en ningún momento.

Pero en conjunto, es conservadora y reaccionaria respecto a la estructura familiar. Si se obvia ese aspecto disfrutaremos con la caracterización de muchos problemas sociales actuales muy cercanos y además es tierna y divertida.

Las_nieves_del_Kilimanjaro-281561736-large[1]

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en cine social, comedia dramática, drama. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s