Ida

Agata_Kulesza_Agata_Ida_6393352

Desoladora, reflexiona sobre la sinrazón de la vida. Una se refugia en la trascendencia y la otra busca refugios pero no los encuentra. Lo que más llama la atención es el blanco y negro que acrecienta esa desolación de una Polonia oscura de los años 60 que también tiene su responsabilidad por el trato a los judíos en la 2ªGM y que ha construido un nuevo estado ideologizado,  sirviéndose de la depuración y la persecución política.  Veo semejanzas en el tema en el documental Shoah de Claude Lanzmann. También va entrevistando a polacos que tuvieron algún contacto con los judíos  y se ve cómo van buscando autodisculpas. Un punto de vista de Polonia poco reflejado en el cine. Por otro lado aparece la crítica al propio y oscuro pasado polaco durante las purgas comunistas y la presencia de una de las señas identitarias polacas: la iglesia católica.

El ritmo es lento, no cuenta muchas cosas pero sí expresa muchos sentimientos. Dos mujeres que no se acercan entre ellas nada. Ambas bordan sus respectivos papeles, Agata Trzebuchowska y Agata Kulesza, la novicia y la tía. Tal vez sea la segunda, la que realiza una interpretación más soberbia. Una mujer amargada, de vuelta de todo, con un pasado de violencia ejercida y pasiva que puede desquiciar a cualquiera y que nos muestra una sensación de vacío inmensa pero que sabe leer perfectamente el momento histórico que vive sabiéndose seguidora de unas ideas que para nada le han satisfecho y que le han dejado en el momento existencial actual. Cada una se mantiene en sus posiciones. A pesar del parentesco, no se aprecia un acercamiento ni emocional ni vital.

El formato es de road movie en el que van en busca de sus verdades pasadas.  Pocas palabras y muchas miradas. Un cine de otro tiempo con una fotografía exquisita. Cuando la novicia pregunta al chico qué futuro les depara juntos y él le va explicando resulta reveladora la pregunta de la monja: y después qué? Una forma de incidir en la caducidad de lo terrenal frente a la trascendencia de su apuesta religiosa.

El director Pawel Pawlikowski, se atreve con un formato no habitual como el 3×4  y con un encuadre que deja mucho aire por encima de los personajes, mucho peso sobre ellos y que en ocasiones arrincona a las protagonistas. El travelling final en que sigue a la monja a su convento, conmueve sobremanera en una peli que destaca por los planos fijos.

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en drama, historia s.XX, mujeres. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s