LIANNA

Volver a ver una película que te gustó 27 o 28 años antes y que aún recuerdas supone todo un reto. En primer lugar no quieres porque sientes que te puede defraudar y te quedarás sin aquella sensación agradable que se conserva en tu disco duro positivo de la vida. No te puedes resistir porque el placer por disfrutar de las mismas sensaciones es mayor que el miedo a la desilusión. En este caso ha merecido la pena. Se ha repetido el placer aunque hay que reconocer que se hace raro ver una peli ya “madura” con todos los topics de aquellos ochenta. Hay un pasaje glorioso, del que no diré mas que se asemeja a un renacer, a ver la vida con otros ojos, a descubrir otro mundo que estaba allí.  Tal vez lo mejor de la peli.  John Sayles me ha sorprendido en este tipo de películas. También fue guionista, lo cual hace pensar que conocía esa insatisfacción de las mujeres americanas de la que hablaron tanto las mujeres de los 50 y 60 en los EEUU.

Merece la pena verla aunque sea casi “cine histórico”.

Anuncios

Acerca de afri2

Entusiasta amante del cine
Esta entrada fue publicada en drama, tema gay-lésbico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s